Medición y exposición para el blanco

En la primera foto las terribles consecuencias de hacerle caso al fotómetro. Estaba en puntual y medí sobre el blanco de la torre. La cámara interpretó la medición como un gris y por tanto oscureció el blanco.

Medición correcta. Mido sobre el blanco pero en vez de ajustar la cámara como dice el fotómetro simplemente he sobreexpuesto un paso. Esto es, en vez de poner el fotómetro de la cámara, que estaba en puntual y medía sobre el blanco de la torre, a 0 (foto de arriba) lo puse a +1, dejando el blanco blanco, y no gris.

Anuncios
Publicado en cámara, Exposición | Deja un comentario

Ángela la de las blancas manos

Esta es Ángela, iluminada solo y exlusivamente por un foco en contraluz. Estamos en un plató de televisión de 10x8m pintado totalmente de negro, la única luz que hay es un fresnel de un kilovatio en contra.

Pero cuando levanta la mano, se refleja en ella la luz trasera y pasa esto:

 

La única fuente de luz es un foco de 1Kw en contra. La luz frontal se debe enteramente a la mano.

Publicado en estudio, reflector | Deja un comentario

Exposición automática

Exposición automática o control automático de niveles, que para el caso es lo mismo.

Ambos sistemas lo que hacen es tratar de que la imagen muestre todas las tonalidades posibles de brillo, lo que supone que el histograma abarque toda la longitud del eje horizontal, y además que el tono total de la imagen sea un tono medio, lo cual no siempre se consigue. El resultado a menudo es bastante decepcionante porque algunos de los motivos de la imagen pueden quedar oscurecidos o aclarados más allá de lo que consideramos conveniente.

La primera foto tiene una exposición manual. Tengo todos la piel en el tono que quiero.

En la segunda foto la exposición (o el revelado) está en automático. Para conseguir los blanco ha aclarado lo más claro que había, que es la cara de Laura. Y se ha cargado la foto.

Esto no significa que no usemos la exposición o el revelado automático. Solo significa que cuando lo hagamos, lo usemos con la cabeza, no como solución para todo.

 

Publicado en aire libre, bailarina, ballet, cámara, exponer, exposición, Gama tonal, iluminación natural, Localización, luz día, retrato, Sevilla | Deja un comentario

Elegir el foco, comparativa

Una comparativa de conformadores que hice hace unas semanas.
El foco es un profoto B1, el sitio Love 2 Dance y ella Vanessa.
El foco está siempre en el mismo sitio, a tres cuartos por la derecha de la imagen, más o menos a 45º. Las fotos están hechas sobre fondo blanco para poder ver la sombra arrojada, además de ver sobre ella el sombreado y los brillos que produce cada conformador.

Reflector rígido

Zoom reflector

El reflector rígido es como una cazuela metálica que se coloca detrás de la lámpara y la envuelve. Produce luz dura. La sombra de la barbilla sobre el cuello es muy nítida, muy dibujada y la profundidad, osea el tono de la sombra, es bastante oscura, decimos que la sombra es profunda. El sombreado es duro, produce zonas sombreadas (las partes oscurecidas de la figura) muy oscuras y por tanto dan más contraste. El brillo es nítido y muy marcado.
Como es un reflector, osea un espejo, produce dos sombras, una debida a la lámpara del foco y la segunda debida al reflejo de la lámpara en el reflector. Como éste es un espejo “malo” la segunda sombra está algo difuminada. El modelo concreto de la prueba es el zoom reflector de Profoto, que permite varios ángulos de emisión según lo profundo que se coloque en la boca del foco. Hay por tanto dos lámparas, la real y la virtual, que es su reflejo. Hay varias maneras de minimizar el efecto de esta lámpara virtual, de las que ya hablaré otro día.

Paraguas parabólico

Paraguas parabólico, dentro.

El paraguas parabólico es un paraguas profundo, que tiene un perfil parabólico, por lo que el haz de luz es enfocable. Al colocar la lámpara en el interior el haz de luz es duro. El paraguas no es exáctamente parabólico, por mucho que queramos, si lo fuera, al colocar la lámpara exactamente en el punto focal su luz sería un haz totalmente cilíndrico. La luz es más suave que con el reflector rígido. Los brillos sobre la figura son extensos y menos acusados y definidos que con el reflector rígido. El sombreado es bastante menos contrastado y la transición entre luces y sombras está más indefinida.

En la siguiente foto he colocado el foco casi fuera del paraguas.

Paraguas parabólico fuera.

Ahora con el foco casi fuera del paraguas parabólico la luz es más suave, el contorno de la sombra arrojada es más suave que con el foco dentro y la profundidad, osea lo oscuro de la sombra, es más clara, menos profunda.

Paraguas normal

Paraguas plano

El paraguas normal es más plano que el paraguas parabólico, y bastante más barato. La sombra es suave, una cosa intermedia del paraguas parabólico con el foco fuera y dentro. Pero fijate que la sombra tiene como dos perfiles, es suave, pero no cae tan proporcionalmente como en el parabólico. Supongo que se debe a que al ser el paraguas plateado tiene una doble sombra debido al reflejo de la lámpara en él, pero más suave e indefinida que con un reflector rígido.
El paraguas plano cubre una superficie mucho mayor que el parabólico. Es más adecuado para iluminar áreas que figuras, al contrario que el parabólico, que se comporta mejor con figuras.

Paraguas plano con difusor

Al ponerle un difusor a un paraguas plano lo convertimos en una brollie.

Brollie

La brollie da una luz semejante a la de una softbox, solo que es infinitamente más cómoda de transportar y de montar. Las sombras son suaves y poco profundas. Los brillos, al ser una superficie muy extensa, están extendidos y tienen menos intensidad.

Octa

La octa es una ventana grande con forma de octágono. Es una softbox.

Octa

La softbox es una caja opaca y plateada por dentro, que tiene una superficie difusora en la boca. Para darle forma tiene cuatro varillas. La octa es una softbox con ocho varillas. Cuando las softbox son grandes, de más de 1,2 metros las varillas acaban venciendose por el peso de la tela de la caja. Para solucionarlo se añaden cuatro varillas más. La tontería de tener que poner de moda cada año un conformador diferente ha hecho que se fabriquen octas pequeñas, que no tienen ninguna de las ventajas de las grandes, ya que no hay problema de deformación en las cajas pequeñas, y sin embargo mantienen el embrollo de tener que montar las ocho varillas.

La cota con la que hice la foto tiene 1,5 metros de radio. Las sombras son suaves, casi inexistentes y muy poco profundas, casi inexistentes. El brillo reflejo es muy suave y envuelve y modela perfectamente las formas.

 

Publicado en estudio, paraguas, Uncategorized | Deja un comentario

Construcción de la luz, Jerez, Profoto

En octubre impartí un taller para el CEP de Jerez para profesores de FP y escuelas de arte sobre flashes en exteriores. Innova Foto proporcionó parte del equipo, consistente en flashes a baterías B1, B2 y A1.

Las siguientes fotos son una serie sobre la construcción de la luz con dos focos.

Esta es la foto final que quiero:

Construcción completa. Base a 4.5 y principal a 8. Contraste de 1 2/3 pasos, 3:1.

La luz base es un B2 frontal con brollie que me da un diafragma, en solitario, f:4,5 mientras que la principal es la segunda cabeza del B2 ofreciendo un diafragma f:8. Como la frontal ilumina las dos mejillas el f:8 de las luces no lo produce el foco principal solo, sino que es la suma de la base (frontal) y de la principal (a tres cuartos por la derecha de la imagen).

Esta es la forma de hacer las cosas: un foco que ilumina toda la figura y otra, la principal, que ilumina desde un lado, dando una dirección a la iluminación.

No me gustan, y lo digo siempre, los flashes a ambos lados del fotógrafo. El resultado cuando se ponen dos focos es este:

Simétrica 1:1

Aquí Judith tiene los dos focos a la misma potencia, a la misma distancia y con el mismo conformador (ninguno, si no coloco ningún conformador en el B2 ofrece una luz dura con una cobertura angular (washer)).
El resultado es horrible. No es solo que el rostro quede plano, es que además hay dos brillos espantosos en los carrillos, simétricos, y mira como por la parte de dentro de ellos aparecen dos sombras. Hacia dentro. Es totalmente antinatural. Mira la nariz, los dos laterales iluminados, despues dos líneas oscuras que la perfilan y en el centro otra línea oscura más, resultado de cruzar dos luces.
Puedo dar más potencia a un foco que al otro, y entonces la cosa mejora algo, pero sigue pareciendome muy deficiente:

Construccion simetrica

Sigo teniendo dos sombras hacia dentro en los carrillos, aunque ahora menos pronunciadas. Dos brillos en la punta de la nariz, dos brillos en la cara, aunque ahora de menor magnitud y no tan aparentes. No hay una luz principal y una de relleno, sino dos principales de diferente potencia.

No me gusta nada. Prefiero iluminar con una luz principal que produce la dirección de la luz y el modelado y otra frontal que rellena las sombras e ilumina toda la figura por igual.
Vamos a ver como construir la luz de tres cuartos para un retrato.

1 Primero apago todas las luces y enciendo solo la principal, con la intención de colocar correctamente los brillos y las sombras sobre el rostro y buscar el modelado que más me gusta. “Correctamente” significa como quiero que aparezcan y no que haya una manera buena de hacerla u otra mala.

Luz principal sola, disàrada a f:8

La foto está algo subexpuesta, como medio paso, no es una foto definitiva, solo una muestra del proceso. El contraste es bastante alto porque las sombras solo reciben la luz rebotada en el espacio en que estamos. Pero mira los brillos, solo en un lado, no simétricos. Esto es lo que uno se encuentra en la naturaleza.

Lo importante en este primer paso no es el diafragma que obtenga ni la potencia a la que ajuste el foco, sino la dirección de la luz.

2 En segundo lugar dejo la luz principal encendida y añado la luz base, que es frontal. En la foto que viene a continuación he apagado la principal para ver el efecto de la luz base. Ajusto la potencia de la luz de relleno (base) hasta que me de el diafragma que quiero. Empezar por la base me va a acelerar todo el proceso.

Base a la medida, f:4,5.

Esta primera foto está hecha con el diafragma medido con el fotómetro, que es un f:4,5. Para medir la exposición de la luz base no apago la principal, ya que quiero tener en cuenta también la luz que viene del foco principal rebotada desde la dirección de la luz base. Para medir apunto el fotómetro con la calota puesta desde la cara de Judith hacia la cámara y tapo con la mano la luz principal para que no caiga sobre el fotómetro. En otro artículo voy a enseñar el procedimiento completo.La exposición de esta foto es que he medido, el f:4,5, pero en realidad no veo aquí los tonos que vamos a obtener, porque el diafragma de la cámara tiene que ser un f:8, que es el que quiero al final, es decir, que la luz base, en realidad me va a dar estos tonos:

Base a principal, f:8.

La foto está subexpuesta, pero está hecha con el diafragma f:8 que quiero usar al final.

3 Como tercer y último paso, ajustamos la potencia de la luz principal hasta que me de en el lado claro (el lado de las luces) el diafragma deseado de f:8. La mejor manera de actuar es la que he descrito aquí, primero ajusto la potencia de la base pero sin apagar la principal y despues ajusto la potencia de la principal. Como la base cae sobre los dos lados, si hubiera empezado ajustando la luz principal me habría encontrado con que al cambiar la potencia de la base habría cambiado el diafragma de las luces. Por tanto: primero, apago la base y ajusto la posición de la principal sola. Segundo, enciendo la base y la principal y ajusto la potencia de la base hasta que me de el diafragma de las sombras (tapandole al fotómetro con la mano la luz principal). Tercero, ajusto la potencia de la principal hasta que me de el diafragma final que quiero en las luces.

Construcción completa. Base a 4.5 y principal a 8. Contraste de 1 2/3 pasos, 3:1.

Publicado en Construcción, estudio, iluminación | Deja un comentario

Compensación de exterior con la velocidad de obturación

Cuando estoy en exteriores el flash no puede iluminar el fondo, solo la figura. Para controlar el contraste entre la figura y el fondo usas el obturador y el diafragma. La velocidad de obturación controla la luz ambiente, el diafragma la luz del flash y la ambiente a la vez.
La primera foto es Judith con un B1 de profoto con una brollie a 1/250 y f:11. La segunda foto tiene flash de relleno pero está tirada a 1/250 y f:2,8. Para estas dos fotos he cambiado la potencia del flash.

Tiempo de obturación 1/250 y diafragma f:11.

Obturador con un tiempo 1/250 y diafragma f:11.

El diafragma ha controlado tanto el ambiente como el flash. En la serie que sigue he mantenido el mismo diafragma y cambiado la velocidad de obturación (si, está bien dicho “velocidad”, la velocidad es la inversa del tiempo, si 1/250 es el tiempo de obturación, 250 es la velocidad de obturación, no me ralleis con eso).

El diafragma es f:5,6 y bajo por tercios a partir de 1/250. Mira como el fondo se va aclarando mientras que la cara prácticamente no cambia, porque el flash proporciona más luz que la ambiente. En todas las fotos el flash tiene la misma potencia.

Tiempo 1/250, f:5,6.

Tiempo 1/200, f:5,6.

Tiempo 1/160, f:5,6.

Tiempo 1/125, f:5,6.

Tiempo 1/100, diafragma f:5,6.

Tiempo 1/80, diafragma f:5,6.

Tiempo 1/60, diafragma f:5,6.

Tiempo 1/40, diafragma f:5,6.

Obturador a 1/30, diafragma a f:5,6

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Coherencia y ruido de llegada

La luz cae como la lluvia.

La coherencia es una de las propiedades más raras que tiene la luz. Intenta ser una explicación a por qué cuando dos haces de luz se cruzan no se afectan. Si por ejemplo curzas un haz de luz blanco con un haz de luz azul, tras el cruce los haces mantienen sus colores, no se manchan. Es como si fueran transparentes y pasaran sin tocarse.
La explicación que da la coherencia es que la luz viaja como paquetes, como coches en una autopista y que cuando los haces se cruzan, las autopistas también lo hacen y los coches que van en una dirección pasan por lo huecos de los coches en la otra.

Yo prefiero verlo de otra manera. Me gusta pensar que la luz es como lluvia. Estas son tres fotos del mismo charco durante el chaparrón de esta mañana de este extraño abril que estamos llevando. El chaparrón que empezó hace tres días y solo ha terminado hace unas pocas horas.

La luz cae como la lluvia. No es el chorro de una manguera, que lo hace ed forma contínua, sino como el agua que cae a gotas y que como podemos apreciar en el charco, la luz cae aleatoriamente sobre el charco.

El ruido de llegada es uno de los tipos de ruidos que tienen los sensores de imagen de estado sólido. Es un ruido que no puede evitarse porque depende de la coherencia de la luz, no de las propiedades del sensor. Para explicarmelo me imagino cada fotosito como un vaso que saco durante unos segundos para que caiga la lluvia en él. Cada vez que lo saque recogerá una cantidad diferente de agua. Si saco dos vasos iguales durante el mismo tiempo y a la vez, cada uno se llenará con una cantidad distinta de agua porque la lluvia, como se ve en las fotos, no cae siempre en el mismo punto, sino que cada gota lo hace en un lugar concreto diferente del charco. Así cae la luz, también como la lluvia. Cada fotosito, eso que a veces llamamos pixel, se llena a un nivel distinto cuando lo exponemos, ya que la luz viene como gotas, no como chorro. Así, como cada fotosito se llena con una cantidad diferente el resultado es que en vez de tener un tono contínuo tenemos alteraciones locales de tono, lo que se traduce en ruido visual.

 

Publicado en cámara, Exposición, iluminación, Luz, propiedades de la luz | Deja un comentario