Blanco sobre blanco, para qué sirve un fotómetro

El fotómetro de la cámara mide el brillo de la escena, no su iluminación. Dice la luz que sale de la escena hacia la cámara. Esta luz puede tener tres origenes, puede ser luz reflejada, transmitida o generada dentro de la escena. Equivocadamente a los tres tipos de luces las metemos en el mismo saco: luz reflejada, que en realidad es solo uno de ellos.
El fotómetro “de luz reflejada”, osea de brillo, lo que mide es el brillo de la escena, la luz que sale, no la que entra en ella. No sabe diferenciar un objeto oscuo con mucha luz de un objeto claro con menos. Por ejemplo, un objeto negro, que refleja el 1% de la iluminación que recibe, si se ilumina con 10.000 lux tiene un brillo de 100 apostilbs. Pero un objeto blanco, con una reflexión del 90% iluminado con 100 lux (cien veces menos luzm seis pasos y dos tercios) tiene 90 apostilbs. El negro a 10.000 luz es más claro que el blanco con 100 lux.

¿Cómo sabe la cámara, entonces, que es una cosa negra con mucha luz o una cosa blanca con poca? Porque si sabe que es una cosa negra, recomendará un diafragma y tiempo de obturación adecuado para que lo negro salga negro y lo blanco salga blanco.
Sencillamente: no puede, no lo sabe. El único que lo sabe es la persona que maneja la cámara.

Por esa incertidumbre sobre el tono que tienen las cosas los fotómetro se ajustan para que recomienden una exposición como si el objeto cuya luz ha medido fuera gris medio. Entonces, si apuntas con tu cámara a un objeto negro y haces caso de lo que te dice su fotómetro, lo negro saldrá en la foto más claro que lo que es en realidad y si el objeto fuera blanco, saldrá más oscuro. Por eso hay que tener cuidado al usar los modos de exposición automáticos y por eso siempre tenemos en la cámara un botón para corregir la medida que te da el fotómetro. Para hacer esta corrección hay que sobreexponer cuando apuntas a una cosa blanca y subexponer cuando apuntas a una negra.

Es decir, como el fotómetro te da una medida que va a oscurecer los blancos tu tienes que decirle que abra más el diafragma o baje la velocidad ¿Cuanto? Pues depende de lo claro que sea el objeto y de la curva de respuesta particular de tu cámara. Como regla general: sobreexpon entre un paso y medio y dos pasos cuando las cosas sean blancas y subexpón entre dos y tres pasos cuando sean negras.
Para comprobarlo, situa un objeto blanco sobre un fondo blanco y haz dos fotos, una con la medición que te da la cámara y otra dos pasos más abierto (un número menor, un diafragma más abierto).

Esto es lo que ves en las fotos que vienen a continuación. Klara está vestida de blanco sobre un fondo blanco. La primera foto está hecha en automático, los tonos se han oscurecido.

La siguiente foto está expuesta dos pasos por encima de lo que decía la cámara, con la velocidad más baja, con más tiempo de obturación.

Exposición con fotómetro manual, 2 paso más abierto

Ahora los tonos son los correctos.

Acerca de pacorosso

Romano provincial de la Bética. Fotógrafo y lector de luces.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s