Contraste en cámara

Cuando tiro con diapositiva elijo la emulsión según el resultado que quiero obtener. Con la cámara puedo hacer lo mismo y dejar la foto acabada al hacerla. No entiendo esa obligación que algunos se imponen de tener que tirar en raw. Con los ajustes de revelado de la cámara puedo hacer como con la diapositiva. Sobre este asunto fué mi curso para la Escuela de Fotografía de la Universidad de Cádiz. El curso llevaba el titulo “La exposición perfecta”.

Hay cuatro parámetros de trabajo: el contraste, la saturación del color, la tendencia de color y la nitidez.

Estas dos fotos ilustran el contraste. Cuando usar uno u otro depende de nuestro gusto y de la escena. Como regla general que siempre hemos aplicado al reveelar el papel está la de que el revelado debe ser al contrario que la escena: si escena con poco contraste, material sensible con mucho contraste y viceversa. Si negativo suave, papel duro, si negativo duro, papel suave.

El contraste duro de la cámara resalta el dibujo y el volumen de las figuras pero comprime el detalle de las sombras y las luces. Mejora la nitidez global de una manera menos peligrosa para el revelado intenso que lo haría aumentar la nitidez en la toma (algo que nunca debemos hacer si tenemos intención de procesar bastante).

Con la arquitectura el contraste duro resalta el dibujo de las formas.

Detalle arquitectónico con contraste suave.

Ahora, la misma columna con contraste duro. Mucho más volmen, mucha más sensación de relieve en las formas.

Detalle arquitectónico con constraste duro.

Acerca de pacorosso

Romano provincial de la Bética. Fotógrafo y lector de luces.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Contraste en cámara

  1. Carlos dijo:

    Hola,

    Sigo bastante tu blog y me parecen muy acertadas algunas de tus aportaciones, pero debo confesar que en ésta disiento totalmente. Cuando comentas:

    “Cuando tiro con diapositiva elijo la emulsión según el resultado que quiero obtener. Con la cámara puedo hacer lo mismo y dejar la foto acabada al hacerla. No entiendo esa obligación que algunos se imponen de tener que tirar en raw. Con los ajustes de revelado de la cámara puedo hacer como con la diapositiva”

    Sinceramente creo que el concepto de raw no es del todo real. El raw actualmente es el NEGATIVO digital. Es el archivo que nos permite tratar la foto con todos los ajustes de revelado que queramos (incluyendo ésos ajustes que tu comentas para que sea mas “chrome” o mas “portrait”). Y es que existe una gran diferencia entre los dos procesos: la reversibilidad. Si disparas en RAW siempre vas a poder volver al archivo original (poder recuperar luces, niveles de exposición,…) y hacer retoques (ajustar colores mediante perfiles, dar enfoque, reducir ruido,…) de una manera muchísmo mas profesional y con un acabado mucho mejor que disparando en JPEG con un ajuste de cámara y retocando en PS además de que como he comentado, no vas a poder volver atrás (al disparo antes de aplicar ése ajuste de cámara). Sólo hay que disparar de ambas maneras para comprobarlo.

    A parte de éste comentario, felicitarte por el trabajo con éste blog.
    Saludos!

    • pacorosso dijo:

      No estoy de acuerdo con lo de que sea más conveniente trabajar en raw. Si para algunas cosas, pero no como regla general. Trabajar sobre jpg directamente (o sobre tiff en las cámara que lo permiten) es exáctamente equivalente a trabajar sobre diapositiva ¿Es que acaso las diapositivas eran de poca calidadporque no podía manipularse su revelado? Pues no. Y lo mismo pasa con el jpg y el raw. BIen tirados son indistinguibles. Creo que hay mucho de leyenda urbana en lo de tirar en raw. Mucho de elitismo de hora de copas. El raw tiene sus ventajas cuando las tiene, y no siempre es así. La reversibilidad es una opción creativa, pero también lo es la pincelada única: la foto que hago en un momento dado es reflejo de mi estado de animo en ese momento y no tengo por que ir detrás corrigiendo con el revelado. Es un poco mentir sobre tus sentimientos al disparar. La idea proviene de la caligrafía oriental: el texto caligrafiado no se retoca, nunca. Se respira, se concentra uno, y escribe. Escribe diez veces, y eliges la que más te gusta. Nunca se borra ni retoca un caracter. Hay una manera así de tirar la foto: escoges la película, escoges el revelado porque asi ves la escena en ese momento. Y después no retocas photoshop. En todo caso reencuadras y ya está.
      Tirar en jpg no es una opción de ignorante que no conoce los secretos de una pretendida “alta fotografía” de aficionado de fotoclub. Tirar en jpg es una opción creativa que trata de respetar tu sentido, tu tirón, tu estado en el momento de apretar el disparador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s