Cómo medir, 5. El modelado V/H

El modelado es la capacidad de la luz para dar cuenta de la forma redondeada de las figuras. Hay tres maneras de definir la función de la ilumianción. Primero esta la de que sirve para proporcionar suficiente luz para hacer la foto. Eso no es iluminar, eso es alumbrar.
La segunda es que la luz sirve para dar cuenta de las como son las cosas. Casi, casi. El problema que tengo con esta manera de definir la iluminación es que limita la fotografía a un medio para dar hablar del mundo tal como es. Como si la fotografía tuviera una función sagrada que es la de dar una imagen fiel y veraz del mundo. Así que prefiero ampliar esta definición diciendo que la iluminación tiene como función (en este segundo nivel) dar cuenta de las cosas no como son, sino como queremos que se vean. Es decir, no se trata de hacer que lo redondo se vea redondo y lo plano plano, sino de que lo redondo se vea concavo, convexo o plano cuando yo quiera. No se trata de diferenciar el terciopelo de la seda, sino de poder presentar lo que yo quiera como terciopelo, o como seda.
Hay una tercera manera de entender la luz, que es la luz como expresión. Aunque son posturas, las tres, que definen en gran manera tres formas de aproximarse a la luz, me gusta verlas como tres funciones que tenemos que tener en cuenta, siempre, para hacer nuestras fotos: una luz para exponer, una luz para modelar, una luz para expresar.
Una luz para ver, una luz para mirar, una luz para contemplar.

Una manera de saber las posibilidades que nos ofrece una iluminación de dar cuenta de la forma es mediante el factor de modelado vertical-horizontal. Consiste en medir la iluminación vertical y la horizontal sobre un mismo punto.

La iluminación vertical es la que se produce sobre la pared. Es la que produe la luz que viaja horizontalmente. Para medirla el fotómetro apunta hacia la dirección de la que queremos saber el modelado.

La iluminación horizontal es la que produce la luz que cae verticalmente sobre la mesa. Para medirla apunto el fotómetro hacia arriba.
La diferencia entre ambas mediciones es el factor de modelado. Hay tres grupos:
  1. Cuando es inferior a 2/3 de paso el modelado es escaso y las formas resultan planas.
  2. Cuando está entre 2/3 y 1+2/3 de paso el modelado es adecuado para un retrato.
  3. Cuando es superior a un paso y dos tercios el modelado es alto.
Cuando tenemos un modelado escaso podemos aumentarlo añadiendo luz o bien horizontal o verticalmente, según queramos aumentar el modelado. Lo más lógico sería aumentar la iluminación horizontal (la que cae de arriba hacia abajo) por ejemplo acercando algún foco a la figura y rebotàndolo al techo, o bien haciendo caer su luz con mucho ángulo.
Cuando queremos reducir el modelado, lo mejor es añadir luz horizontal, por ejemplo con un foco dirigido frontalmente pero con viseras o recortando para que no llegue al techo y rebote sobre la figura.
Buscar el mejor factor de modelado es la mejor manera de decidir, delante de una ventana, en qué posición poner a la figura para que le de luz lateral.

Acerca de pacorosso

Romano provincial de la Bética. Fotógrafo y lector de luces.
Esta entrada fue publicada en estudio, iluminación, medición, retrato. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s